A capital da Espanha, Madrid, perdeu para o Rio de Janeiro a disputa pela sede das Olimpíadas  de 2016.  Em compensação, sediará um evento muito mais importante:  a Jornada Mundial da Juventude – 2011. 😉 Àqueles que não conhecem a JMJ, ou – conhecendo – ainda não visitaram o site oficial da mesma, recomendo que acessem www.jmj2011madrid.com. A página na internet é um instrumento bastante útil aos que desejam acompanhar e participar [de perto ou longe] deste evento de tão grande importância espiritual para a juventude. Lá, constam testemunhos motivadores e edificantes – como o do garoto colombiano Mauricio Alejandro, de apenas 14 anos, que já está levantando os recursos necessários para viajar e participar da jornada (!):

 

“Cantaré en los buses para poder acudir a la JMJ”

Un joven colombiano se pone em marcha

    
 

Mauricio Alejandro tiene 14 años, estudia cuarto grado de bachillerato y vive en Bogotá (Colombia). Dada su edad, no ha podido asistir todavía a ninguna JMJ, por lo que espera que Madrid sea la primera. Por ello, está haciendo todo lo que se encuentra en sus manos para solventar los elevados costes del viaje. Así, este joven ya se ha puesto en marcha con el fin de conseguir el dinero necesario. Una de las iniciativas que está llevando a cabo es vender chocolatinas en el salón en el que recibe clases y “gracias a Dios me ha ido muy bien”, relata Mauricio Alejandro. Además, “rifé una Biblia”, y de nuevo “me fue muy bien”, cuenta el bogotano.

El joven estudiante cree que Dios “me está ayudando en todo esto” porque, según cuenta, “en mi colegio está prohibido vender, pero el Señor me ha dado la gracia de que mis profesores me apoyen y me ayuden a llevar esta actividad”. Por si esto fuera poco, Mauricio Alejandro tiene en mente muchos otros planes que poner en práctica durante los dos años que faltan para que se celebre la JMJ en Madrid. Alguno de ellos es cantar en los autobuses, vender objetos a la salida de las misas en su parroquia u organizar un bazar. A pesar de lo difícil que resulta realizar todo este trabajo, el futuro peregrino es consciente de que “es un gran sacrificio, pero espero seguir trabajando y no `tirar la toalla´”.

Anúncios